Saltar al contenido

Piloto se para sobre su moto para celebrar la victoria antes de tiempo y perdió

diciembre 24, 2020

Una de las muchas enseñanzas que nos ha dejado la vida es no cantar victoria antes de tiempo, porque si nos adelantamos a los hechos cabe la posibilidad de que estos no sucedan como lo pensamos y podríamos terminar decepcionándonos. Un ejemplo perfecto de esto es lo que le sucedió a un corredor de superbikes en Brasil, que por celebrar prematuramente terminó en tercer lugar y con la cara roja de vergüenza.

André Verissimo competía en el Autódromo Internacional Aytron Senna en Goiânia, Brasil. Parecía que tenía el gane asegurado, tanto así que el corredor se confió y comenzó a festejar antes de llegar a la meta y al disminuir la velocidad para celebrar de mejor manera, le dio tiempo a sus contrincantes de quitarle tanto el puesto como el orgullo.

andre verissimo

Osvaldo Filho y Marcelo Skaf aprovecharon que André se encontraba con las manos arriba para pasar a su lado a toda velocidad y, lamentablemente para el corredor presumido, se llevaron los dos primeros lugares.

Aunque en el video podemos ver que André se molesta consigo mismo por el garrafal error, la realidad es que el corredor ha tomado el humillante momento con buen humor. En Instagram compartió su reacción al video y se muestra risueño y acepta estar apenado por haber perdido de tan estúpida manera.

Aun llevándose el tercer lugar en la carrera, André fue coronado como el ganador general del campeonato en la categoría EVO.

andre verissimo

André es solo uno de los muchos deportistas que han cometido el error de festejar antes de tiempo y perder una carrera. El año pasado, la ciclista australiana Lucy Kennedy, de 30 años, pensó que tenía la victoria asegurada en el Women’s World Tour, así que levantó su brazo con júbilo a pocos centímetros de la meta.

Desafortunadamente para Kennedy, esto hizo que la holandesa Marianne Vos, de 32 años, la adelantara y se llevara la victoria, quitándole el primer lugar y la sonrisa, porque esa vergüenza queda para toda la vida. Después de la derrota, la australiana compartió un tuit sobre la penosa experiencia, admitiendo que aprendió la lección de la forma más dura.

Definitivamente aprendí la lección: siempre ve más allá de la línea y nunca celebres antes. Duele estar tan cerca de ganar mi primera #WWT en #girorosa hoy…”

Bueno, varones, creo que la moraleja del día de hoy está más que clara: no festejen una victoria antes de tiempo o podrían llevarse la vergüenza de su vida. Y no solo aplica para los deportes, sino para cualquier ámbito de nuestras vidas. Hasta la próxima, amigos…

he-man

Si Te Gustó, Comenta!